Axilas bonitas

Siguiendo estos sencillos consejos podrás lucir unas bellas axilas en público y centrarte en lo realmente importante.

Las axilas son una parte del cuerpo que pueden avergonzarnos en determinadas situaciones si no las cuidamos adecuadamente. Aunque lo más llamativo podría ser la presencia de vello en las axilas, puede resultar mucho más molesto un elemento invisible como es el olor derivado del sudor de las axilas.

La sudoración puede responder a dos situaciones diferentes, la necesidad del cuerpo de eliminar un exceso de calor derivado del ejercicio físico, o la respuesta ante situaciones estresantes que se puedan producir en el día a día. Cuando el nivel de sudoración supera los límites normales podemos considerar un problema conocido como hiperhidrosis.

Eliminar el olor de las axilas

Para luchar contra el olor derivado del sudor podemos optar por depilarnos las axilas, lo cual reducirá la cantidad de sudoración así como mal olor. Cualquier técnica puede resultar adecuada, desde la maquinilla a la depilación láser pasando por la cera, aunque es mejor usar cremas de depilación. Eso si, debemos tener en cuenta que esta zona es muy sensible y la cera podría resultar algo dolorosa.

Algunas recomendaciones básicas para controlar el olor del sudor pasan por respetar una buena higiene, ducharnos una o dos veces al día, así como usar un desodorante que controle la sudoración, aunque debemos tener en cuenta que difícilmente aguantará todo el día.

Controla el picor en axilas

Las personas que lo sufren saben que una de las situaciones más molestas puede ser el picor de axilas, y más aún cuando este se empeña en aparecer durante algún evento público.

Las causas generalmente se resumen en dos, o un exceso de sudoración que hemos comentado previamente, o una reciente depilación que haya podido resultar abrasiva para la piel. En ambos casos podremos mitigarlo usando un desodorante suave, para ello buscaremos uno con un ph bajo y a ser posible en formato roll-on sin alcohol.

© 2010 www.axilas.es